Los rumores de que la Duquesa de Cambridge quiere dar a luz a su tercer hijo en casa, provocan un ‘efecto llamada’ en las británicas.

Los seres humanos somos mitómanos. Necesitamos tener personas de referencia con las que identificarnos, ídolos a los que intentar emular, celebrities de las que necesitamos saber sus gustos, sus aficiones, para intentar, ni que sea en algún momento, alcanzar pálidamente ese glamour que tienen.

Kate Middleton, Duquesa de Cambridge y esposa del Príncipe de Gales, Guillermo

En el Reino Unido, y en más lugares del globo, muchos añoran los años en los que la adorada Lady Di era el espejo en el que muchos y muchas se miraban. Hoy, su testigo, aunque sea de manera diferente y con otro estilo, lo ha recogido Kate Middleton, Duquesa de Cambridge y esposa del Príncipe de Gales, Guillermo.

Sus estilismos, sus peinados, sus vestidos, sus perfumes, sus tratamientos, son todo un reclamo para millones de seguidoras que quieren que sus vidas sean, de alguna manera, parecidas a lo que Kate está viviendo y lo que le queda por vivir.

Kate Middleton, Duquesa de Cambridge y esposa del Príncipe de Gales, Guillermo

Pero no solo hablamos de estilismo… hablamos de más. La noticia de que está esperando un tercer hijo ha disparado de nuevo las ansias de emulación de sus fans. Pero no estamos únicamente hablando de copiar sus modelos de pre mamá.

Kate Middleton, Duquesa de Cambridge y esposa del Príncipe de Gales, Guillermo

La noticia de que Kate Middleton tiene pensado dar a luz en su propio domicilio (aunque su domicilio sea un domicilio palaciego), ha disparado esta modalidad como una nueva tendencia que tiene dislocados a los y a las británicas. Y fíjense que hemos dicho ‘pensado’, porque realmente no hay confirmación oficial. Según Private Midwives, la mayor empresa de servicios de alumbramiento en casa, la demanda de sus servicios ha crecido un 44% desde que la Duquesa de Cambridge anunció su propósito.

Kate Middleton, Duquesa de Cambridge y esposa del Príncipe de Gales, Guillermo

Los datos no engañan. Parece ser que el 29% de las británicas prefiere dar a luz en su casa antes que en el hospital y que un 21% busca inspiración en la Familia Real para aquello que tiene que ver con sus embarazos.